Según la Memoria del Servicio de Prevención del Blanqueo de Capitales (SEPBLAC), las detenciones por presunto delito de blanqueo de capitales se han triplicado en el año 2012, alcanzando un total de 436, frente a las 161 registradas en el año anterior,.

Además, la ampliación de la reforma del Código Penal en el año 2010 ha supuesto que las penas impuestas a los condenados por estos delitos se hayan incrementado en este periodo, pasando de una pena media de prisión de un año y 8 meses en 2011 a casi dos años en 2012. Igualmente, se incrementó la pena máxima: en 2011 fue inferior a seis años y en 2012 fue de siete años y seis meses.

El SEPBLAC recibió 3.058 reportes o comunicaciones de operaciones sospechosas en 2012, casi un 3% más que en 2011, mientras que las actas por control de movimientos de capitales se elevaron a 13.379 por un importe total de 3.421 millones de euros (el doble que el año anterior).

Según recoge este documento, la sanción máxima fue de 70 millones de euros (frente a 46 millones el año anterior) y los procesos judiciales por blanqueo finalizados ascendieron a 75 (el doble que en 2011), con el resultado de 45 sentencias condenatorias (más del doble) y 111 personas afectadas (95 en 2011).

 Las multas impuestas en estas condenas sumaron 556 millones de euros (frente a los 183,59 millones en 2011), en estas cifras no se incluyen los procesamientos de menor relevancia que competen a los Juzgados de lo Penal.